Perimenopausia: No sé qué me pasa..
La menopausia es el cese permanente de la regla o menstruación y la perimenopausia, antes le llamábamos pre menopausia, es la transición desde el final de la edad fértil hasta la menopausia. Es en esta etapa de cambio donde se producen todos esos signos y síntomas de los que hemos oído hablar pero que en realidad sabemos tan poco, para llegar a un cese total, a veces paulatino, otras brusco, de esas molestias y dar paso al fin del ciclo menstrual. 

Se trata de una fase que llega a todas las mujeres y que su vivencia es individual y única. Las perimenopausias de libro son minoritarias… Por esto y porque sigue siendo un tema tabú, todavía nos sorprende cuando se presentan los primeros síntomas. Llega un día, así como de repente o eso nos parece, en el que no te conoces… ni tu cuerpo es el mismo, ni las sensaciones que tienes de lo que te rodea… cada día algún achaque sin contar la montaña rusa de emociones… Y entonces, un poco incrédula, te das cuenta que estás en la antesala de la menopausia. Por más información que tengamos, por más que hayamos visto a nuestras madres quejarse de sofocos, siempre nos sorprendemos de esos primeros síntomas. Porque la relacionamos con vejez y, no nos sentimos viejas, verdad? Si no fuera por el cansancio, los sofocos, la sequedad en general y vaginal en particular, la líbido por los suelos, esos kilos que no entiendes cómo han llegado ahí…. y no sé qué me pasa pero me siento rara… 

Y todo eso no lo compartimos… por nuestros miedos, porque sigue latente en alguna parte de nuestro ser el mensaje de que ya eres vieja, por tanto no sirves. En esta sociedad en la que la vejez la apartamos, no es bonita ni agradable y nos recuerda nuestra mortalidad cercana, otro tema prohibido, llega esa etapa en la vida de la mujer como un espejo que te obliga de alguna manera a hacer reflexión de ti y de tu trayectoria vital. Porque te recuerda que todo se acaba. Que la belleza, juventud y energía son finitas… Y no puedes perder más el tiempo. 

Lo que más me sorprende es que no lo compartamos, y en muchas ocasiones, ni con nuestro círculo de amistades cercano… y si son más jóvenes menos todavía. Tan desconectadas estamos, tan alejadas de esos círculos de apoyo de mujeres, inmersas en esa lacra que todavía nos persigue donde la mujer es la enemiga de la mujer, de la otra y de una misma, que nos escondemos en nuestra cueva llenas de dudas, angustia y dolor. Quizás la verdadera revolución femenina debería empezar por la unión real entre las mujeres y aceptarnos como somos, imperfectas y mortales, apoyarnos desde que nacemos hasta el final de nuestros días y dejarnos de rivalidades y juicios. Poder enfrentar cada etapa de nuestra vida con serenidad y aceptación y no como una enfermedad como se enfoca la menstruación, el embarazo, el parto y la menopausia. 

Por supuesto que estoy generalizando, por suerte hay mujeres y pequeños núcleos de personas que ya están en otro nivel. Felicidades de todo corazón. 

Resumiendo, todas las creencias, culturales o no, que tenemos respecto a la menopausia y sus síntomas previos influyen enormemente en vivir esta etapa de una forma más angustiosa y menos plena. Aún así, los síntomas de la perimenopausia son reales ya que en nuestro interior hay cambios y han de ocupar su justo lugar, les debemos dar su merecida atención. 

¿Qué pasa en nuestro cuerpo? 
Para conocer con detalle todo el cambio hormonal y sus consecuencias físicas hay mucha bibliografía científica. Todos los procesos bioquímicos que se producen en nuestro interior los podemos comprender a través de los libros especializados… o internet… y para paliarlos podemos acudir a tratamientos médicos, naturales y / o cambio de hábitos. 

Yo voy a exponer algunas ayudas naturales e incidir en la importancia de los cambios de hábitos, rutinas que hasta ahora podíamos llevar a cabo un cabo sin problemas y que todo nuestro cuerpo parece que cuestiona en la perimenopausia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.